menu

Un soporte impreso en 3D podría sustituir a los implantes mamarios convencionales

Publicado el agosto 18, 2022 por Maria Jose R.
Un andamio impreso en 3D podría sustituir pronto a los implantes mamarios convencionales

Científicos australianos han logrado utilizar la fabricación aditiva para producir andamios que podrían sustituir a los implantes mamarios de silicona convencionales en el futuro. El andamio está diseñado para parecerse a un implante mamario convencional y está hecho del mismo material que se utiliza para los puntos de sutura disolubles. Aunque el estudio se encuentra aún en una fase inicial, el equipo de investigación de Brisbane espera que la nueva tecnología pueda ofrecer algún día una alternativa más segura y natural a los implantes de silicona convencionales y, por tanto, con la ayuda de estos nuevos avances, revolucionar la forma de realizar la reconstrucción mamaria y las cirugías estéticas.

Tras realizar con éxito pruebas en animales, la nueva tecnología se ha utilizado recientemente en la primera paciente humana. Si la paciente no muestra ningún signo de complicación, los médicos ampliarán la prueba a entre 15 y 20 personas por lo demás sanas. La paciente Moana Staunton ya había tenido problemas de salud con los implantes mamarios tradicionales de silicona. Desde que se operó, la Sra. Staunton dice que todas sus extrañas dolencias han desaparecido y que se siente muy bien. «Mi pecho es ligero y ya no tengo vértigo ni nada parecido», dijo. «En general, ha sido una experiencia excelente y sorprendente para mí».

La tecnología detrás de los implantes mamarios impresos en 3D

De 18.000 a 19.000 mujeres españolas se someten a implantes mamarios de silicona cada año, y muchas mujeres sufren complicaciones o enfermedades tras la intervención. En particular, ha aumentado la concienciación en torno a la enfermedad de los implantes mamarios (BII), una enfermedad poco investigada que puede causar una serie de problemas de salud. En el futuro, el andamio de fabricación aditiva hará que las mujeres ya no tengan que sufrir las complicaciones desencadenadas por los implantes de silicona tras la cirugía mamaria.

Los cirujanos introducen el andamio en la zona del pecho. Actúa como moldeador para la posterior inyección de grasa autóloga. La malla mantiene la grasa en su sitio y también ayuda al cuerpo a formar nuevo tejido y colágeno, lo que evita que la grasa se reabsorba en el cuerpo en el futuro, lo que hasta ahora ha sido un problema común con los injertos de grasa. El propio andamio se disuelve por completo a los dos años de su inserción. El profesor Owen Ung, cirujano endocrino y de mama de Metro North Health y director del Instituto Integral del Cáncer de Mama, que también ha trabajado en el proyecto, comentó: «Creo que será un verdadero cambio de juego para las mujeres que van a necesitar tratamiento en el futuro. Y también para los cirujanos que administran el tratamiento».

Un remedio para las mujeres con cáncer

Esta primera fase de ensayos médicos en humanos se centra en personas con implantes mamarios defectuosos que deben ser retirados. El profesor Ung afirma que se están retirando o restaurando los implantes problemáticos y sustituyéndolos por los nuevos andamios, que es una tecnología completamente diferente. Los estudios posteriores, sin embargo, se centrarán en las mujeres que necesiten una intervención quirúrgica en el pecho a causa del cáncer. El plan obvio a largo plazo, según Ung, es ayudar a las mujeres que han tenido cáncer de mama y necesitan una mastectomía, ya que se trata de un problema clínico enorme. La necesidad de este tipo de cirugía mamaria es alta y no hay muchas otras opciones. No obstante, los médicos subrayan que aún queda mucho camino por recorrer antes de que se demuestre que la tecnología de andamios es segura y eficaz. Sin embargo, esto podría incluso reducir la probabilidad de rechazo del implante.

Los implantes impresos en 3D, a diferencia de los de silicona, no necesitarían ser sustituidos, ya que están hechos con el propio tejido corporal de los pacientes. El cirujano plástico Michael Wagels, miembro clave del equipo de investigación, dijo: «Estamos tratando de lograr algo que sea tan innatamente parte del paciente que al final desaparezca, y lo que quede sea el propio paciente, o su propio tejido». Sin embargo, el experto también señaló que el injerto de grasa o la colocación del andamio en una zona que ha sido sometida a radioterapia es mucho más difícil y debe considerarse cuidadosamente.

Otros posibles campos de aplicación

En la actualidad, las mallas personalizadas deben fabricarse en Alemania, ya que Australia no dispone de instalaciones de impresión médica en 3D. Sin embargo, los expertos esperan que esto cambie pronto y exista la posibilidad de imprimir suministros médicos a nivel local. En el futuro, esta nueva tecnología no sólo podría ayudar a los pacientes que necesitan implantes mamarios, sino que también podría utilizarse en otras áreas de la medicina, como el cáncer de cuello oculto o los defectos de la mandíbula. También podría ayudar a las personas que han perdido tejido en sus extremidades inferiores u otras partes del cuerpo como consecuencia de accidentes de tráfico. Michael Wagels concluye: «En cualquier lugar donde se pierda tejido y se intente sustituirlo, esto tiene un enorme potencial. Creo que estamos asistiendo al inicio de un nuevo paradigma, una nueva serie de procedimientos y operaciones que realmente se han desarrollado en torno a esta tecnología.»

¿Qué te parece esta mejora en la medicina con la creación de un andamio impreso en 3D que podría sustituir pronto a los implantes mamarios convencionales? Deja tus comentarios en nuestras redes sociales: FacebookTwitterYoutube y RSS. Sigue toda la información sobre impresión 3D en nuestra Newsletter semanal.

*Créditos de todas las imágenes: abc News

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

de_DEen_USes_ESfr_FRit_IT
Newsletter
Cada miércoles, recibirás las últimas novedades del mundo de la impresión 3D

3Dnatives is also available in english

switch to

No thanks