menu

Lab 3Dnatives: Test de la impresora 3D Form 3L, de Formlabs

Publicado el enero 17, 2022 por Alicia M.
Form 3L Formlabs

Después de estar en el mercado de la impresión 3D durante más de 10 años, Formlabs presentó la tercera generación de sus impresoras 3D SLA de escritorio a finales de 2019 con la Form 3. Desde entonces, Formlabs ha presentado varios derivados de la Form 3, como por ejemplo la Form 3L, la Form 3B, la Form 3BL y, más recientemente, la Form 3+ y la Form 3B+. Con sus máquinas generalmente basadas en la tecnología SLA (Estereolitografía), el fabricante con sede en Boston desarrolló su propia tecnología llamada LFS (Estereolitografía de Baja Fuerza) para el lanzamiento de la gama Form 3. El objetivo de esta nueva tecnología es ofrecer un mayor nivel de detalle, un acabado más suave, una retirada del material de impresión más sencilla, así como una mayor precisión y reproducibilidad, según afirma el fabricante.

Tras poner a prueba la Fuse 1, hoy venimos a realizar un test de la Form 3L en el Lab de 3Dnatives. La Form 3L es una impresora 3D de escritorio basada en la tecnología de resina, que ofrece uno de los mayores volúmenes de impresión del mercado. La máquina está disponible por 9.999€, o bien por 14.999€ si la quieres con el pack que incluye dos equipos de posprocesamiento, llamados Wash L y Cure L. Encuentra a continuación el test de la Form 3L para conocer cómo funciona y qué la hace tan única.

1. Desembalaje de la Form 3L

Una de las primeras cosas que llaman la atención al desembalar la máquina es el impresionante tamaño de la Form 3L. Es una máquina de escritorio bastante imponente, especialmente para ser una impresora 3D de resina, con unas dimensiones de 770*520*740 mm y un peso total de 54,4 kg.

Desde el punto de vista estético, esta solución sigue la línea visual de la marca, con sus bordes redondeados, su estructura de aluminio antracita y su cubierta de policarbonato naranja translúcido, todo ello asociado a una pantalla táctil de 5,5″.

Por otra parte, la impresora 3D cuenta con una puerta con apertura vertical para facilitar el acceso a la bandeja de construcción, mientras que la carcasa de la máquina está iluminada por luces LED. También en el lateral de la Form 3L se encuentran las dos ranuras para instalar los cartuchos de resina de Formlabs.

Form 3L Formlabs

La Form 3L es fácilmente accesible gracias a su puerta.

Entre los componentes y accesorios que vienen con la Form 3L, encontramos la placa de impresión y la bandeja de resina, así como las herramientas para el postratamiento de las piezas (bandejas metálicas, bomba eléctrica, alicates de corte, guantes, botella de lavado). También contamos con herramientas para el mantenimiento de la máquina y para la retirada de las impresiones terminadas (como una espátula o una pinza metálica que permite mantener la placa en su lugar sobre una superficie de trabajo).

Es interesante observar que, tanto la Form 3 como la Form 3L, utilizan el mismo proceso LFS que se basa en el uso de una película flexible y una LPU (Unidad de Procesamiento de Luz) equipada con un láser UV-A. A diferencia de la Form 3, la Form 3L utiliza dos LPU que funcionan simultáneamente (de forma independiente en el eje Y pero unidas en el eje X). Esto permite un proceso de impresión 3D más rápido y una mayor cobertura de la superficie.

En términos más técnicos, la Form 3L tiene un generoso volumen de impresión de 335*200*300 mm, lo que la sitúa entre las mayores impresoras 3D SLA de escritorio actualmente. En cuanto a la calidad de impresión, la Form 3L se apoya en dos láseres UV-A de 250mW (con una longitud de onda de 405nm y un diámetro de 85 micras) para conseguir una resolución X/Y de 25 micras y un espesor de capa de entre 25 y 300 micras.

La Form 3L tiene un gran volumen de impresión y una pantalla táctil de 5,5″ con una interfaz completa e intuitiva.

2. Instalación de la impresora 3D

Como la máquina viene completamente premontada, su instalación es bastante sencilla. Tras desembalar la máquina, hay que realizar unas cuantas funciones sencillas, empezando por atornillar la antena Wi-Fi, conectar la impresora a la red eléctrica, conectarse a Internet a través de la pantalla táctil, asegurarse de que la impresora está nivelada (utilizando un nivel de burbuja virtual en la pantalla y un disco para ajustar la altura de cada pata) y colocar la placa de impresión.

En cuanto al material, basta con instalar la bandeja de resina y el mezclador suministrados con la Form 3L, llenarla manualmente, y luego introducir dos cartuchos de resina en el lateral de la máquina. Junto con un sensor de nivel ultrasónico, la máquina es capaz de reponer automáticamente la resina. No obstante, hay que tener en cuenta que los dos cartuchos instalados deben contener el mismo material.

La Form 3L incorpora sensores para asegurar que la bandeja está correctamente instalada y que la resina utilizada y la bandeja están correctamente insertadas. Es capaz de asociar una bandeja con un material para evitar la contaminación en el futuro. Sin embargo, esta asociación significa que habrá que cambiar la bandeja cada vez que se cambie la resina, usando una bandeja para cada material.

La Form 3L tiene dos ranuras para guardar los cartuchos de resina.

Una vez completados estos pasos, se recomienda utilizar la función «prime» de la impresora 3D para prepararla para su primera impresión. Esto sirve para mezclar la resina y asegurarse de que hay suficiente material en la bandeja.

Por último, tendrás que vincular la Form 3L a una cuenta de Formlabs a través del Dashboard, o panel de control, del que hablaremos más adelante. También es posible conectar la máquina a Internet a través del puerto RJ45 situado en la parte trasera de la máquina. Una vez completada la puesta en marcha, sólo queda descargar PreForm, el laminador de Formlabs, para iniciar la primera impresión.

3. Software PreForm y Formlabs Dashboard

Formlabs ha desarrollado su propio software para el sistema operativo y el laminador. Para el slicer, la empresa lleva utilizando PreForm desde el lanzamiento de la Form 1 en 2012. Desde entonces, la empresa lo ha mejorado continuamente para ofrecer nuevas funciones y una experiencia de usuario cada vez más intuitiva.

Además de las funciones básicas como el escalado, la orientación de la pieza, la elección de la impresora, el material y los ajustes de impresión, PreForm ofrece funciones inteligentes como la llamada «impresión 3D en un solo clic».

Como su nombre indica, esta función permite preparar un modelo 3D en un solo clic. Sólo tienes que importar tu archivo 3D, elegir la impresora y la resina con la que quieres imprimir y, a continuación, utilizar esta función para orientar la pieza y colocar los soportes de impresión para garantizar un resultado óptimo.

PreForm es el laminador desarrollado y utilizado por Formlabs para todas sus impresoras. Ofrece funciones avanzadas como la «impresión con un solo clic».

Esta función permite al usuario evitar los pasos de ajuste de ciertos parámetros. Una vez realizados estos ajustes automáticos, todos ellos siguen siendo personalizables para los usuarios que estén más experimentados. Durante el test, destacamos la importancia del indicador de imprimibilidad que analiza el modelo y los ajustes utilizados, y estima las posibilidades de una impresión de calidad.

Entre los pocos puntos negativos que encontramos, podemos señalar que, a pesar de todas las funciones avanzadas de PreForm, el software no admite archivos 3MF.

Además, como mencionamos en la sección de desembalaje, la Form 3L se basa en dos LPU para cubrir un área mayor de fabricación. Los rayos láser de cada uno de estos sistemas ópticos se superponen en el centro de la superficie de impresión. Sin embargo, pueden crear una línea visible durante la impresión. Para evitar este problema, PreForm muestra esta línea como una línea de puntos en la placa virtual.

El Dashboard permite ver rápidamente el estado y el historial de las impresoras.

Gracias al Dashboard, el software de gestión basado en la nube, pudimos empezar a imprimir fácilmente de forma remota a través de la aplicación web o directamente a través de PreForm, que se encuentra ya integrado. También es posible consultar el historial de impresión y ver los ajustes utilizados.

4. Primeras impresiones con la Form 3L y las estaciones de postratamiento

Para empezar la parte práctica de nuestro test, utilizamos la resina gris que habíamos instalado al iniciar la impresora, y empezamos a imprimir una maqueta de la Torre de Pisa con los perfiles que vienen por defecto en PreForm. Con una altura de capa de 100 micras, la impresión duró unas 16 horas. Una vez que el modelo fue retirado de la impresora, limpiado, desenganchado de la placa y pasado por la Cure L, pudimos observar el nivel de detalle del modelo.

Durante el test utilizamos la Wash L y la Cure L para el postprocesamiento de todas las impresiones. A diferencia de la tecnología FDM, la impresión 3D en resina requiere algunos pasos adicionales de posprocesamiento. Cuando se imprime un modelo, se baña en resina líquida. El exceso de resina que no se ha solidificado durante la impresión debe limpiarse para evitar que se endurezca en la superficie del modelo.

El método más común para ello es limpiar el modelo en un baño de alcohol isopropílico. Para simplificar este proceso, Formlabs ha desarrollado el Wash L, un depósito especialmente adaptado al tamaño de la plancha de impresión Form 3L. Este depósito retiene el alcohol para evitar salpicaduras y acelera el proceso de limpieza con diferentes perfiles personalizables.

La estación Wash L facilita la limpieza de las piezas pequeñas y grandes producidas por la Form 3L.

Además, durante el proceso de impresión, los rayos UV de la impresora polimerizan la resina líquida para hacerla sólida. Sin embargo, al final de la impresión, este proceso de polimerización no está completamente terminado. Por lo tanto, se recomienda finalizar este proceso con una fuente UV.

Se pueden utilizar varias fuentes, como el sol, que es la más abundante en la tierra, pero para garantizar un curado óptimo y uniforme, Formlabs ha desarrollado una máquina de postcurado, la Cure L. Se trata de un «horno UV» desarrollado para adaptarse al volumen de impresión de la Form 3L.

La Cure L garantiza un «postcurado» uniforme y óptimo al tiempo que ofrece un volumen adaptado al de la Form 3L.

Después de imprimir la Torre de Pisa, hicimos varias impresiones más revisando algunas de las resinas de Formlabs, ya que la Form 3L es compatible con 17 tipos de resina con diferentes propiedades y apariencias. Experimentamos con el «modelo V3» de resina dental, con el que imprimimos un benchy y un modelo de dragón con muchos detalles que requieren una buena precisión. Con una altura de capa de 50 micras, las impresiones fueron de lo más exitosas.

También pudimos probar la resina «Tough 1500», que proporciona una mayor resistencia a la pieza final, la «cera moldeable», que permite realizar piezas metálicas mediante un proceso de fundición a la cera perdida, y la «Clear V4», que proporciona impresiones translúcidas.

Al imprimir un benchy con resina «Draft», hemos dividido el tiempo de impresión por dos, en comparación con la misma impresión con resina «Grey». A pesar de este importante ahorro de tiempo, no notamos ninguna merma en la calidad de la impresión.

Durante el test pudimos imprimir diferentes piezas de cualquier tamaño con la Form 3L.

Las diferentes capas son invisibles a simple vista en este gran Benchy translúcido.

La plataforma de impresión permite también crear simultáneamente piezas más pequeñas.

Se han impreso en 3D todos los detalles de la Torre de Pisa.

Gracias a la resina Tough, los mosquetones son muy resistentes.

A pesar de un desplazamiento de las capas al principio del proceso de fabricación, todos los detalles de este dragón se pudieron imprimir.

 

La Forma3L también es capaz de imprimir piezas muy pequeñas y detalladas.

¡Encuentra más tests del Lab 3Dnatives aquí!

Conclusión

  • Contenido de la impresora 3D 8.5/10
  • Software 10/10
  • Calidad de impresión 10/10
  • Manejabilidad 9.5/10
9.5 / 10

Puntos positivos:

– Volumen de impresión

Amplia gama de resinas compatibles

Máquina inteligente y conectada

Puntos negativos:

– Precio

Sistema propietario

Línea límite de las dos LPU

En conclusión, una de las principales ventajas de la Form 3L es su gran volumen de producción y el uso simultáneo de dos sistemas ópticos (o LPU). Esto permite imprimir piezas grandes, pero también series pequeñas hasta el doble de rápido que con la Form 3. El uso de dos sistemas ópticos independientes recuerda a los sistemas de extrusión dobles e independientes que se encuentran en algunas máquinas FDM.

Todas las impresiones realizadas durante la prueba confirman la facilidad de manejo y la repetibilidad que ofrece la Form 3L. También apreciamos el trabajo que el fabricante ha realizado con la Wash L y la Cure L, las soluciones de postprocesamiento diseñadas para la Form 3L, que ofrecen una experiencia de usuario sencilla durante todo el proceso de fabricación. Junto con un software inteligente e intuitivo que se actualiza periódicamente, este ecosistema se aprovecha al máximo.

La Form 3L satisface las necesidades de los usuarios que buscan una impresora 3D de resina con un gran volumen de fabricación, ya sean principiantes o profesionales. Una interesante innovación que, sin embargo, tiene un precio. Desde 9.999€ sólo por la impresora 3D Form 3L, 2.799€ por cada máquina de posprocesamiento o 14.999€ por un pack que incluye la impresora 3D y las estaciones de posprocesamiento Cure L y Wash L.

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

de_DEen_USes_ESfr_FRit_IT
Newsletter
Cada miércoles, recibirás las últimas novedades del mundo de la impresión 3D

3Dnatives is also available in english

switch to

No thanks