menu

Esta impresora 3D fue desarrollada a partir de una Xbox 360

Publicado el febrero 18, 2021 por Alicia M.

¿Y si pudieras convertir tu consola de videojuegos en una impresora 3D? Esta fue la idea de un equipo de investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca, quienes quisieron convertir una Xbox 360 en una impresora 3D de resina. Según los informes, crearon una máquina a nanoescala de mayor volumen y mayor resolución utilizando el sensor óptico de la consola. El objetivo era simplificar enormemente el proceso de impresión basado en estereolitografía. Así, el equipo ha desarrollado un sistema que podría utilizarse en el sector médico, concretamente para la administración de medicamentos a medida.

La Xbox, lanzada por Microsoft en 2001, es una de las consolas más reconocidas en el mundo de los videojuegos. Está equipada con sensores ópticos que le permiten leer y escribir datos y, en este caso, proporcionar una fuente de calor lo suficientemente potente como para integrarse en una impresora 3D. Sus múltiples modos en el láser de longitud de onda junto con sus mediciones de precisión los convierten en componentes ideales para las máquinas SLA. Al integrar estos sensores en la impresora 3D, los investigadores lograron una mayor precisión. De hecho, explican que pueden confiar directamente en los componentes para determinar la distancia entre el láser y la superficie del plato, todo a una resolución a nanoescala.

Funcionamiento de la máquina SLA | Créditos: DUT

Así, la nueva impresora 3D de resina cuenta con un láser de diodo dirigido hacia arriba que es emitido por el sensor óptico. Este tiene una longitud de onda de 405 nanómetros y está conectado a un motor hecho a medida para regular su intensidad y longitud de onda. El motor también es capaz de controlar con precisión las diferentes resoluciones de los ejes de la máquina. Así que parece que investigadores de la Universidad danesa han creado una máquina de resina a escala microscópica más precisa, así como más fácil de usar gracias a la integración directa de los sensores ópticos de la Xbox. Por no hablar de que tiene un precio más bajo ya que el láser que se utiliza es mucho más barato que los utilizados en las impresoras 3D de resina comunes.

En-Te Hwu, profesor de la Universidad Técnica de Dinamarca, explica: “Creemos que esta tecnología puede tener un impacto en diferentes áreas del sector sanitario. El objetivo inicial de nuestra propia impresora 3D era poder imprimir un volumen de centímetros cúbicos a una resolución de microescala para el desarrollo de nuestro sistema de administración de medicamentos en microenvases. Y no hemos encontrado un sistema en el mercado que pueda hacer esto. Así que tuvimos que hacer nuestro propio método”. Los investigadores esperan diseñar microcubos en los que colocar diferentes fármacos para facilitar su administración oral. Este es el primer objetivo del equipo, pero no es el único, ya que creen que su máquina también podría utilizarse para el cultivo celular o la creación de microdispositivos biocompatibles. Puedes encontrar más información del proyecto aquí.

¿Qué piensas de la impresora 3D creada a partir de la Xbox? Deja tus comentarios en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Youtube y RSS. Sigue toda la información sobre impresión 3D en nuestra Newsletter semanal.

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

de_DEen_USes_ESfr_FR
Manténte actualizado
Cada miércoles, recibirás las últimas novedades del mundo de la impresión 3D