menu

Impresión 3D y propiedad intelectual, ¿cuál es el marco normativo actual?

Publicado el abril 3, 2023 por Alicia M.
impresión 3D propiedad intelectual

La industria de fabricación aditiva, como cualquier otra, está plagada de consideraciones legales sobre la propiedad intelectual a todos los niveles. Desde los aficionados a la impresión 3D, que deben respetar los derechos de autor al cargar y compartir diseños de archivos, hasta las empresas multinacionales, que protegen sus innovaciones científicas con patentes y sus diseños comerciales con marcas registradas. Sin embargo, las partes no se ven afectadas por igual por estas leyes. Las que tienen un mayor interés (monetario o de otro tipo) en la propiedad intelectual se enfrentarán a mayores repercusiones si no respetan la normativa. Muchas personas y organizaciones consideran que, en ocasiones, las leyes favorecen excesivamente a las grandes empresas en detrimento de las más pequeñas y de los particulares, y buscan una reforma para que el sector sea más justo. En este artículo de investigación conoceremos la relación de la impresión 3D con la propiedad intelectual, y las personas e instituciones implicadas en este debate.

Para entender la propiedad intelectual y su relación con la impresión 3D, primero debemos definir ciertos términos. La Organización Mundial del Comercio define la propiedad intelectual como “los derechos otorgados a las personas sobre las creaciones de su mente”. Dentro de ella se incluyen dos categorías: los derechos de autor, que ofrecen derechos de propiedad sobre creaciones originales (de personas o empresas, cuando la persona las creó como parte de su trabajo) y la propiedad intelectual industrial, que incluye marcas, patentes y secretos comerciales. Veamos más detenidamente cada una de ellas para entender su significado.

Créditos: Getty

Análisis de los términos clave

¿Qué es el derecho de autor o Copyright?

La legislación sobre derechos de autor se remonta al siglo XVI en Gran Bretaña. Los intentos de normalización llegaron con el Convenio de Berna, ratificado en 1887. A través de él, 10 Estados firmantes acordaron la protección automática de las obras creadas durante 50 años tras la muerte del autor. Más recientemente, la legislación de derechos de autor de la UE ofrece protección durante 70 años tras la muerte del autor, concediendo derechos patrimoniales (control sobre la obra y remuneración) y morales (derecho de atribución y derecho a la integridad). En EE.UU., la situación es similar. Las obras creadas después de 1978 están protegidas por derechos de autor durante 70 años a partir de la muerte del creador. Estas leyes de derechos de autor se aplican también a los diseños y modelos impresos en 3D: se puede proteger el archivo correspondiente a partir del cual se realizan las impresiones. Cabe destacar que la protección de los derechos de autor se aplica a los aspectos estéticos o de diseño de una pieza. Los objetos útiles o los componentes de los objetos no están protegidos por los derechos de autor, pero pueden protegerse con patentes y secretos comerciales.

Producción industrial: las patentes

Los otros aspectos de la legislación sobre propiedad intelectual se refieren a la producción industrial. Una patente es una forma de protección de obras que se concede, entre otros, a máquinas y procesos novedosos, no evidentes, descritos y reivindicados por el autor. La primera patente moderna de la que se tiene constancia se concedió en Florencia en 1421, y hoy en día existen en abundancia en la industria manufacturera, incluida la impresión 3D. Una vez aprobada la solicitud de patente por el organismo supervisor, durante 20 años a partir de la presentación otros deben solicitar una licencia para fabricar, utilizar o vender la invención. Esta protección se obtiene a cambio de su divulgación pública.

Las patentes son mutuamente beneficiosas para ambas partes. El creador tiene un incentivo monetario para innovar, y los investigadores externos pueden centrarse en nuevas creaciones utilizando los conocimientos adquiridos gracias a la publicación obligatoria de la patente. Como dice la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), no hay necesidad de reinventar la rueda, por así decirlo. Las patentes no son universales, pero las partes que deseen obtener protección internacional pueden presentar una única solicitud en virtud del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), administrado por la OMPI. Esta solicitud única de patente se aplica a los más de 150 países que forman parte del tratado (conocidos como Estados contratantes), entre los que se encuentran EE.UU., Canadá, gran parte de África y casi toda Europa, además de China, un actor importante en el mercado de la impresión 3D.

La OMPI y su homóloga europea, la OEP (Oficina Europea de Patentes), se crearon en la década de 1980 para simplificar el proceso de concesión de patentes. Muchas empresas de impresión 3D se benefician hoy del PCT para proteger patentes en varios países, desde fabricantes de soluciones como Stratasys y General Electric, hasta empresas que utilizan estas soluciones como Boeing y Airbus.

Estados miembros del Tratado de Cooperación en materia de Patentes de la OMPI en 2021. (Créditos: OMPI)

Secretos comerciales

Las empresas que buscan proteger sus innovaciones, pero que no son patentables o que es mejor no divulgar, pueden convertirlas en secretos comerciales. Éstos pueden protegerse con contratos jurídicamente vinculantes, como los Acuerdos de No Divulgación (NDA), y son más beneficiosos que las patentes, ya que no tienen coste alguno al no requerir registro y pueden durar indefinidamente. Uno de los ejemplos más conocidos fuera de la impresión 3D es la receta de Coca-Cola, un secreto desde 1891. Dentro de la impresión 3D, los NDA son utilizados, entre otros, por las oficinas de servicios, de las que hablaremos más adelante.

Marcas comerciales o trademarks

Otro aspecto del derecho de propiedad intelectual que podemos encontrar en la impresión 3D, son las marcas comerciales. Una marca es un signo que distingue los productos de una empresa de los de otra, y normalmente es propiedad de la empresa que utiliza la marca. Un claro ejemplo en este campo es la impresión FDM/FFF. Aunque la tecnología se conoce informalmente como FDM, este término se registró como marca de Stratasys en 1991 tras su desarrollo por Scott Crump. Cuando se produce una infracción de marca, la otra parte (el demandante) puede presentar una demanda por daños y perjuicios monetarios. En teoría, hoy en día las empresas todavía deben evitar utilizar el término «FDM» en favor de «FFF» o «extrusión», ya que la marca sigue activa, mientras que la patente expiró en 2009.

Derechos de autor e impresión 3D

En el mundo de la fabricación aditiva, la legislación sobre derechos de autor suele estar relacionada con los creadores individuales. Esto incluye los archivos de diseño encontrados en sitios web como Thingiverse, Cults, MyMiniFactory y Printables, entre otros. Estos sitios han experimentado un repunte en popularidad en los últimos años, con Thingiverse creciendo de 2,3 millones a 6,2 millones de usuarios entre 2018 y 2022.

Los archivos en estos sitios se ofrecen bajo una serie de licencias, incluyendo Creative Commons. Se trata de licencias públicas de derechos de autor supervisadas por la organización sin ánimo de lucro homónima, reconocidas en todo el mundo. Estas seis licencias ofrecen a los creadores una forma de reclamar explícitamente derechos legales sobre su trabajo al tiempo que permiten a otros beneficiarse de las creaciones. Para los sitios web de impresión 3D, esto significa la publicación de archivos de malla a partir de los cuales se pueden hacer impresiones en 3D.

Los usuarios pueden elegir si permiten el uso comercial y las adaptaciones («derivados») de su obra en función de cómo quieran que se utilice el archivo. De hecho, CC Australia ofrece a los titulares de derechos de autor un diagrama de flujo interactivo para ayudarles a elegir la licencia más adecuada según sus deseos.

Licencias Creative Commons. (Créditos: Systeme D / Creative Commons)

Es importante no perder de vista el panorama general. Millones de personas utilizan estos sitios web de archivos para impresión 3D y en la mayoría de las situaciones las leyes de derechos de autor pasan sin pena ni gloria. Hablamos con Andrew Stockton, del sitio de modelado 3D Titancraft, uno de los principales creadores de Thingiverse en cuanto a archivos descargados. Él explicó que su elección de la licencia Creative Commons depende de la razón por la que hizo el archivo. “Si diseño el objeto por diversión, uso CC0 o licencia de Atribución. Si no pienso ganar dinero con él, dejo que la gente haga lo que quiera con él. Si está relacionado con mi negocio (miniaturas de juegos) uso la licencia No Comercial”, añade.

Como se ha demostrado, las leyes de propiedad intelectual afectan de forma diferente a las personas que se dedican a la impresión 3D en función de su nicho de negocio. Dado que los modelos de impresión 3D del Sr. Stockton son más valiosos por su personalización que por el archivo en sí, a él le afecta menos que la gente decida utilizarlos sin atribución. Sin embargo, para alguien cuyo negocio implica los archivos en sí, la infracción de las leyes de propiedad intelectual es un problema mucho más importante. Cabe destacar que el interés de cada uno difiere en función de sus circunstancias.

A su vez, el usuario puede estar mucho más preocupado dependiendo de la entidad cuyos archivos esté utilizando. Probablemente actuarían con mucha más atención si utilizaran material licenciado de una gran organización que de un particular. En 2017, Disney desató el debate tras solicitar la retirada de los archivos de Star Wars de Thingiverse, y en 2022 Honda pidió lo mismo al fabricante de impresoras 3D Prusa para todos los archivos que llevaran su nombre. Sin embargo, Thingiverse muestra hoy en día muchos archivos con logotipos de marcas registradas, por lo que la ley no se aplica de la misma manera a todos los usuarios.

Infracciones de Copyright que desembocan en acciones legales

Con el crecimiento de los sitios web de modelos para impresión 3D, han aumentado también los problemas relacionados con la propiedad intelectual. Si bien la mayor parte del uso cotidiano de los archivos transcurre sin incidentes, ha habido situaciones de alto perfil de complejas batallas legales en el mundo de la impresión 3D que involucran la ley de derechos de autor. En 2017, estalló un escándalo cuando Just 3D Print tomó múltiples archivos STL de Thingiverse y los subió como anuncios de Ebay. Cuando la persona que había subido los archivos pidió que los retirara, Just 3D Print respondió que ahora eran de dominio público.

La situación continuó con demandas de Just 3D Print contra varios puntos de venta: Stratasys, 3DR Holdings y TechCrunch. Esto fue por la naturaleza «difamatoria» de su cobertura de la situación. Los medios habían alegado que las acciones emprendidas por Just 3D Print constituían una violación de los derechos de autor. Por su parte, los artículos de TechCrunch y Stratasys habrían costado a Just 3D Print la pérdida de una línea de productos que les habría reportado $2.000.000 al mes. Finalmente, estas demandas acabaron fallando en contra de Just 3D Print, salvo el caso contra Stratasys.

Intellectual property law 3D printing

Uno de los anuncios de Just 3D Print en eBay.

Según Michael Weinberg, antiguo abogado de Shapeways, estos casos no estaban relacionados directamente con la cuestión de si Just 3D Print había infringido o no los derechos de autor. En el caso de Techcrunch, la defensa afirmaba que se trataba de opiniones, no calificables como difamación (así como la prescripción). En el caso de 3DR Holdings, el tribunal dictaminó que no había difamación y, aunque así fuera, sus acciones «no guardaban relación» con ningún perjuicio experimentado por Just 3D Print. Este caso pone de manifiesto que, a pesar de la legislación sobre propiedad intelectual, las empresas pueden ser responsables de acciones legales basadas en declaraciones de opinión. A su vez, demuestra la rapidez con que una situación puede pasar de la cobertura de una posible infracción de los derechos de autor a acusaciones de difamación.

El derecho de patentes en la fabricación aditiva

Como hemos comentado, el derecho de patentes es una parte importante de la innovación en la impresión 3D industrial. La primera patente en este campo se concedió en 1984 a Chuck Hull, de 3D Systems Corporation, por su tecnología de estereolitografía (SLA). Desde entonces, el número de patentes ha aumentado rápidamente. Las empresas están decididas a proteger sus innovaciones y tecnologías emergentes. Entre 2015 y 2018, las solicitudes de patentes en la fabricación aditiva crecieron a una tasa media anual del 36%, siendo diez veces más rápido que el crecimiento medio anual de las solicitudes de patentes en la OEP (Oficina Europea de Patentes) en el mismo período (3,5%). Entre 2010 y 2018, las solicitudes de patentes fueron más comunes en el campo de la salud (con 907 en 2018), seguidas por la energía y luego el transporte (con 436 y 278 solicitudes, respectivamente). Las cifras se componen de varias empresas, siendo las 3 primeras General Electrics, United Technologies y Siemens. En 2020, las empresas estadounidenses con más solicitudes de patentes fueron Hewlett Packard Development (HP) con 470, General Electric (GE) con 331, y Kinpo Electronics con 273.

Chuck Hull, el creador de la primera impresora 3D. (Créditos: National Innovators Hall of Fame/3D Systems)

¿Cómo afecta el derecho de patentes a las empresas?

Con el continuo aumento de fabricantes y empresas que desarrollan nuevas tecnologías, el derecho de patentes sigue teniendo repercusiones en el sector 3D. Sin embargo, a menudo no se habla lo suficiente de su efecto en las empresas. A diferencia de los derechos conferidos automáticamente, las patentes deben solicitarse, y tienen un precio. El recurso jurídico BitLaw sitúa el coste de una patente estadounidense entre 15.000 y 20.000 dólares. Algunas tasas del proceso son casi imprescindibles, como la que se cobra por la búsqueda en las bases de datos de patentes para asegurarse de que la nueva idea es realmente original (la indicación de lo contrario se conoce como “estado de la técnica”). Además, las tasas administrativas son una parte necesaria para entrar en las listas oficiales de patentes. Todos estos costes hacen que, en teoría, sólo las invenciones que realmente merecen la pena se conviertan en patentes. También significa que las empresas más pequeñas pueden tener dificultades para proteger sus invenciones mediante las leyes de propiedad intelectual.

Un caso conocido de alegaciones de infracción de patentes fue el de 3D Systems contra Formlabs en 2012. De hecho, el primero acusó al segundo de infracción de varias patentes, incluida una patente de estereolitografía concedida a 3D Systems en 1997. Esto terminó con un acuerdo en el que 3D Systems concedió a Formlabs una licencia para fabricar y vender productos bajo las patentes de la empresa en cuestión. A cambio, Formlabs acordó pagar un canon del 8,0% de las ventas netas de sus productos durante todo el periodo de vigencia de la licencia.

¿Qué medidas toman las empresas para protegerse?

Según el fabricante estadounidense de impresoras 3D Desktop Metal, el riesgo de hacer valer los derechos de patente como empresa son las demandas de terceros que, en caso de que se dicten en contra de la empresa, podrían suponer un coste enorme y que la otra parte utilice su tecnología en su contra. Por ello, algunas empresas recurren a alternativas a las patentes, como cambiar los lugares de producción para proteger la información clasificada. El informe anual de Desktop Metal para el ejercicio fiscal 2020 señala: “Los consumibles clave utilizados en diversos procesos de impresión, como resinas y aglutinantes patentados, se desarrollan y producen internamente o con socios principales. Así se garantiza la protección de la propiedad intelectual y una producción que cumpla nuestra fórmula y especificaciones”.

Las empresas protegen sus secretos comerciales cuando los confían a proveedores de servicios. Hemos hablado con Christina Perla, cofundadora de MakeLab, una empresa que ofrece servicios de impresión 3D en Nueva York. Nos cuenta que, aunque ser un proveedor de servicios no causa complicaciones en términos de derechos de autor, muchos de los archivos que se confían a MakeLab se consideran secretos comerciales. Por lo tanto, la empresa toma medidas para evitar el fraude de archivos, incluyendo acuerdos de confidencialidad cuando es necesario. Además, estos archivos sólo se comparten con los empleados pertinentes. Las medidas que toman estas empresas de impresión 3D para proteger su propiedad intelectual demuestran la importancia de los secretos comerciales en la industria como forma de proteger ideas de manera no oficial.

Christina Perla dirige Makelab en Nueva York. (Créditos: Downtown Brooklyn)

Las empresas pueden enfrentarse a consecuencias legales no sólo de otras empresas, sino también del gobierno. Varios departamentos gubernamentales estadounidenses multaron recientemente a la empresa 3D Systems con hasta $27 millones por compartir documentos de diseño, planos y especificaciones técnicas con su entonces filial en China para facilitar la impresión en 3D. Esto constituyó diecinueve infracciones del Reglamento de Administración de Exportaciones (EAR). “La medida coercitiva de hoy pone de manifiesto una tendencia preocupante de empresas estadounidenses que deslocalizan operaciones de impresión 3D e ignoran los controles de exportación de los datos técnicos enviados al extranjero para facilitar la fabricación aditiva”, declaró el Director de la OEE, John Sonderman.

Mejora y reforma: las organizaciones e individuos

Hay muchas organizaciones clave que luchan por cambiar las leyes de propiedad intelectual tal y como están, no sólo en el contexto de la impresión 3D. La mencionada Creative Commons está a favor de una reforma de las leyes de propiedad intelectual. Quiere que el público tenga un acceso más fácil a la cultura y el conocimiento para facilitar su visión del “acceso universal a la investigación y la educación y la plena participación en la cultura”, para superar los «obstáculos legales». Para ello, sus licencias son gratuitas, sencillas y normalizadas. Otro grupo con un objetivo similar es Public Knowledge, una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos que promueve la libertad de expresión y un Internet abierto mediante el apoyo a los derechos de los consumidores y el fomento de la creatividad a través de unos derechos de autor equilibrados.

Desbloquear las impresoras 3D

Creative Commons no es el único ejemplo de entidad que desea una reforma de ley. El ya mencionado Michael Weinberg tiene un perfil relacionado con muchos problemas legales en la industria, entre ellos el movimiento para «desbloquear las impresoras 3D». Esto significaría que las máquinas ya no estarían programadas para trabajar sólo con determinados materiales, sino que estarían restringidas únicamente por la practicidad y no por las normas preestablecidas de la empresa.

Cada tres años, la Oficina de Derechos de Autor de EE.UU. estudia las peticiones de exenciones a la normativa de Gestión de Derechos Digitales (DRM), recogida en la Sección 1201 de la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital de 1998. Esto se hace para permitir que los grupos con buenas razones para romper estos candados digitales puedan hacerlo. En 2017, Michael Weinberg presentó una petición para levantar las restricciones a la norma y permitir a los usuarios de impresoras 3D desbloquear sus impresoras con el fin de utilizar su propia elección de material. Él lo enmarca como un deseo de “eliminar la ley de derechos de autor de cualquier discusión sobre materiales de terceros en impresoras 3D porque la ley de derechos de autor no pertenece allí”.

En 2018, denunció una oposición de Stratasys. La empresa alegó, entre otras cosas, que los sistemas cerrados son necesarios para “mitigar los riesgos que conlleva el uso de un material específico, como los riesgos de incendio o los humos peligrosos”. La sentencia favorable a la petición del Sr. Weinberg de eliminar las limitaciones que impiden a los usuarios «desbloquear» sus impresoras 3D se prorrogó en 2020. Esto significa que en los EE.UU., los usuarios no pueden ser demandados por utilizar sus propios materiales en sus impresoras 3D, ya que se hace “únicamente con el fin de utilizar material alternativo, no con el fin de acceder a software de diseño, archivos de diseño o datos de propiedad”.

El movimiento RepRap democratiza la impresión 3D

Si organizaciones como Creative Commons critican la legislación sobre derechos de autor, otros movimientos también critican la falta de democratización. El Movimiento Maker, por ejemplo, es una tendencia social hacia el desarrollo y el intercambio de creaciones y archivos de diseño. Proyectos como RepRap, fundado en la Universidad de Bath por Adrian Bowyer en 2005, ofrecen máquinas autorreplicantes de libre acceso, con licencia bajo la Licencia Pública General de GNU (GPL). Esta tecnología ha sido la piedra angular de empresas como Prusa Research.

La motivación de Bowyer era dar a los individuos la oportunidad de construir las impresoras por sí mismos. También mencionó la elección de la GPL, ya que “emplea los derechos de autor para facilitar la apertura de las fuentes de un proyecto de forma que obliga a los desarrolladores posteriores a abrirlas también de forma similar”. A pesar de utilizar la tecnología FDM/FFF, el proyecto RepRap no ha sido objeto de controversia en materia de patentes. Esto se debe a que, según la legislación europea sobre patentes, la investigación en tecnología patentada puede considerarse uso justo.

Curiosamente, según Bowyer fue él quien inventó el término FFF tras la petición de Stratasys de no utilizar la marca registrada FDM. La popularidad del movimiento RepRap muestra el atractivo de un mundo de impresión 3D democratizado entre los consumidores. También demuestra que esto puede conseguirse con relativa facilidad, dadas las excepciones existentes y las licencias adecuadas disponibles. Otro ejemplo sin ánimo de lucro es el proyecto FabricAr3v de un consorcio multidisciplinar financiado por la UE. Este proyecto se basa en una tecnología similar a la del moldeo por inyección de metal y utiliza gránulos como material. El objetivo es proporcionar máquinas de menor coste para pymes, Fablabs y universidades.

Intellectual property law 3D printing

Adrian Bowyer (izquierda) y Vik Olliver (derecha) con una máquina RepRap madre, fabricada en una prototipadora rápida convencional. La primera máquina RepRap hija completa en funcionamiento, fabricada por la RepRap de la izquierda. (Créditos: RepRap)

Dejando a un lado la ley de derechos de autor, la ley de patentes y la impresión 3D también tienen sus detractores. Entre los profesionales del derecho existe la preocupación de que el nivel de exigencia de las patentes sea demasiado bajo. Según la Dra. Lukaszewicz, en su tesis doctoral titulada “The Maker Movement Meets Patent Law”, casi la mitad de las patentes no son válidas, es decir, no cumplen los requisitos necesarios para ser patentes registradas. En esta tesis, Lukaszewicz expuso su objetivo de trabajar en la reforma de las patentes en su ámbito como jurista. Algunos consideran que las patentes restan innovación y ahogan a las empresas más pequeñas fuera del mercado, ya que no pueden desarrollar sus propios procesos basados en una tecnología patentada.

Conclusión: ¿Ha llegado la hora de reformar la ley?

La ley de propiedad intelectual es una parte inevitable de la impresión 3D tanto para los aficionados como para las pequeñas y grandes empresas. En teoría, la ley está diseñada para proteger la innovación y fomentar la búsqueda creativa. De hecho, a menudo se dan situaciones legales complejas en las que cualquiera puede encontrarse en riesgo de acciones legales. Además, la ley suele fallar a favor de estas grandes empresas y las sentencias pueden considerarse a veces excesivamente hostiles a la creatividad abierta, como afirma la organización Creative Commons.

Otras personas y organizaciones, como Public Knowledge, lideran batallas a largo plazo por el acceso abierto a obras creativas. También esperan que se modifiquen las leyes de derechos de autor en aras del uso público. En lo que respecta a la industria de la impresión 3D, también existe la protección de la propiedad intelectual y una gran atención a su importancia para la innovación y el éxito comercial. Esto puede dar lugar a casos y sentencias controvertidos y llenos de matices legales. En general, la aplicación de las leyes de propiedad intelectual en el mundo de la impresión 3D es una cuestión compleja, cuya importancia crecerá probablemente a medida que se expanda este campo.

¿Qué piensas de la relación entre la impresión 3D y la propiedad intelectual? Deja tus comentarios en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Youtube y RSS. Sigue toda la información sobre impresión 3D en nuestra Newsletter semanal.

Un comentario

Únete a la conversación y cuéntanos tu opinión.

  1. gilberto dice:

    Si yo compro un diseño 3d legalmente y lo imprimo, lo puedo regalar a un amigo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

de_DEen_USes_ESfr_FRit_IT
Newsletter
Cada miércoles, recibirás las últimas novedades del mundo de la impresión 3D

3Dnatives is also available in english

switch to

No thanks