menu

¿Cuál es el futuro de la fabricación aditiva de metal?

Publicado el junio 9, 2022 por Alicia M.
futuro fabricación aditiva metal

A principios de este año, la empresa de investigación IDTechEx publicó un informe sobre la fabricación aditiva de metal, en el que se estimaba que tendría un valor de $18.500 millones en 10 años, lo que muestra una recuperación gradual del sector. Como parte de este estudio, realizó un análisis de futuro para el mercado de la fabricación aditiva de metal comparando los diferentes procesos existentes, buscando comprender las tendencias del sector así como las futuras fuentes de ingresos. Procesos de lecho de polvo, deposición de energía concentrada, extrusión de alambre: ¿Qué tecnologías están en auge? ¿Cuál es el futuro de la impresión 3D de metal?

En el estudio realizado por IDTechEx se analizaron y compararon 14 procesos de impresión 3D. Entre ellas están las tecnologías más conocidas, como Binder Jetting, DED, extrusión (ya sea de gránulos, de pasta o incluso de filamento), fusión láser por lecho de polvo, pero también procesos menos populares, como la deposición electroquímica o la proyección en frío. Para cada proceso, se compararon criterios como el volumen de impresión, la precisión, el precio de la máquina y el material, y los pasos de posprocesamiento necesarios, con el objetivo de evaluar los puntos fuertes y débiles. 

IDTechEx comparó 14 procesos de impresión 3D en metal siguiendo unos criterios específicos. (Créditos: IDTechEx)

Tendencias actuales del mercado

Como ocurre con muchas otras tecnologías, el precio y el volumen de construcción son dos factores clave para los usuarios. Empezando por el primer punto, probablemente sepas que el polvo metálico es realmente caro, especialmente cuando se trata de polvo uniforme. Esto supone una importante barrera de entrada para muchas empresas, que no se decantarán por los procesos de polvo, a pesar de que hoy en día hay muchos en el mercado. Aquí es donde vemos surgir una tendencia: el desarrollo de las tecnologías de extrusión, más concretamente la deposición de filamento metálico y gránulos. Un ejemplo de ello son fabricantes como Meltio, que ha desarrollado una máquina capaz de combinar dos tipos de materias primas para reducir el coste de una pieza impresa en 3D. Cada vez más empresas especializadas en FDM/FFF han introducido también extrusoras capaces de admitir materiales metálicos.

Algunos procesos se han basado históricamente en una materia prima distinta del polvo metálico, como la tecnología DED, por ejemplo, o la fusión por polvo de arena. La principal desventaja de estas dos tecnologías es el precio de entrada de las máquinas en el mercado. Si observamos la tabla comparativa de IDTechX, veremos que estas son de las impresoras 3D más caras. Por tanto, un usuario que busque una solución más económica tenderá a optar por una solución de extrusión.

Si nos centramos en el volumen de construcción, vemos que el mercado de la fabricación aditiva de metal ofrece una amplia gama en cuanto a tamaño. Los usuarios pueden crear piezas más pequeñas en máquinas de fusión láser, por ejemplo, pero también componentes de gran tamaño mediante procesos como la pulverización en frío. La tendencia es alentadora, ya que los usuarios no se verían frenados por el volumen que se ofrece actualmente. Como resultado, pueden ampliar la gama de posibles aplicaciones y, por tanto, aumentar el uso de la impresión 3D de metal.

Las soluciones actuales permiten el diseño de piezas de distintos tamaños. (Créditos: 3D Systems)

¿El futuro de la fabricación aditiva de metal?

Lo ideal sería encontrar una impresora 3D de metal que combine un precio de entrada relativamente bajo (o incluso un coste de material más bajo) con un gran volumen de construcción. Eso sí, cuando hablamos del precio de la máquina, cabe destacar que éstas rondan los $500.000. Además, las propiedades clave de una impresora 3D de metal son el acabado de la superficie y la resistencia a la tracción. Por ello, se necesitan soluciones que sean capaces de fabricar piezas de calidad, a menudo con altos estándares.

Por último, el informe de IDTechX muestra que hay que encontrar un equilibrio entre la velocidad de fabricación y la resolución. Las tecnologías actuales suelen sacrificar una de las dos cosas. En general, se favorece un buen acabado superficial a costa de un alto rendimiento del material. ¿Y si pudiéramos combinar las dos cosas? Si algunos procesos de polímeros lo han conseguido, como la tecnología CLIP de Carbon o la cDLM de EnvisonTec, ¿por qué no la fabricación aditiva de metal? Esto es lo que tendremos que observar en los próximos años: la combinación de velocidad y resolución para avanzar hacia la producción de piezas acabadas en grandes series. Mientras tanto, puedes leer el estudio completo aquí.

¿Qué piensas de la perspectiva de futuro para la fabricación aditiva de metal? Deja tus comentarios en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, Youtube y RSS. Sigue toda la información sobre impresión 3D en nuestra Newsletter semanal.

*Créditos foto de portada: Lasercutting

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

de_DEen_USes_ESfr_FRit_IT
Newsletter
Cada miércoles, recibirás las últimas novedades del mundo de la impresión 3D

3Dnatives is also available in english

switch to

No thanks