menu

Crowdfunding en la impresión 3D: ¿un acelerador de proyectos?

Publicado el julio 19, 2017 por Lucía C.
crowdfunding en la impresión 3D

La impresión 3D ofrece múltiples oportunidades, y dentro de la industria hay muchas empresas que buscan dar a conocer nuevos desarrollos, la clave: el crowdfunding en la impresión 3D. El informe Wohlers, uno de los estudios más importantes de la industria, indicó que sólo en el 2016 se han vendido 278.000 impresoras de escritorio. Esta cifra incentiva a múltiples startups a saltar al tren de la impresión 3D. Muchas empresas se esfuerzan por mejorar sus tecnologías, otras intentan reducir costos y otras buscan hacerlas más intuitivas, para acercarse a muchos clientes potenciales.

El crowdfunding, también llamado micromecenazgo en castellano, es considerado un acelerador de proyectos, porque además de permitir a las startups la promoción de sus productos, lo hace con clientes potenciales en la industria. Sólo en 2016, había más de $ 800 millones de dólares recaudados por alrededor de 5,6 millones de contribuyentes en los dos sitios web de crowdfunding más grandes Indiegogo y Kickstarter. Esto atrae sin duda a creadores y desarrolladores para poder transformar sus proyectos de impresión 3D en una realidad.

Pero no todo es tan bueno a la hora de hablar de crowdfunding en la impresión 3D, existen igualmente aspectos negativos. En los últimos años hemos visto florecer múltiples proyectos de impresoras 3D en plataformas de crowdfunding, pero algunos de ellos no han llegado a cumplir con las promesas ofrecidas en su campaña o han llegado a posponer entregas hasta 10 veces. Es por ello que nos hemos preguntado por qué hay “coincidencias” en los proyectos fallidos y si es posible reconocerlos.

Las grandes promesas con un desarrollo insuficiente

Todos los proyectos de impresión 3D que se nos presentan en campañas de micromecenazgo suelen ser muy atractivas, se prometen herramientas revolucionarias que podrían cambiar la manera en la que conocemos hasta ahora la industria. Pero también hay promesas incumplidas como la de la empresa alemana Next Dynamics, desarrolladores de la Nex1D. La startup creó su primer prototipo de impresora 3D de tecnología binder jetting en 2015 y comenzó con el desarrollo de su campaña en 2016. Esta máquina se encontraba disponible con un precio de 2.348 € y 4.227 €, algo sumamente atractivo para la tecnologías que utilizaba. La empresa sobrepasó su meta y llegó a 500.000 € en unos días.

Impresora 3D NexD1

Mientras la campaña se encontraba activa, uno de los  patrocinadores pidió ver el prototipo de la impresora 3D. Sin embargo después de muchas respuestas positivas de la compañía, nadie vio a la Nex1D en acción, lo único que se mostraba eran vídeos e imágenes dudosas.  Por lo tanto, las inversiones comenzaron a reducirse y bajaron a 360.000 € antes de que Kickstarter pusiera fin a eso y suspendiera la campaña. Después de esta suspensión, el CEO de la compañía declaró en su sitio web que están abandonando el NexD1 y pasando a «cosas más grandes y mejores». La razón de su fracaso: La impresora no estaba en el prometido estado de desarrollo, pero el equipo creyó en un éxito, y finalmente falló debido a la insuficiencia de pruebas.

Muy baratas para tanta demanda

TIKO llegó a la industria con una de las impresoras más baratas del mercado, su precio oscilaba entre $ 99 y $ 179, por ello decidieron aventurarse en el crowdfunding en la impresión 3D. Su campaña fue un rotundo éxito, la fecha inicial prevista de entrega era noviembre de 2015, pero se aplazó un año. Durante ese periodo se hizo entrega de 4.100 impresora 3D a los primero patrocinadores, pero se empezó a dar mucho de qué hablar al mostrar un software fallido y al comprobarse la falta de recursos de la empresa. En febrero de 2017, TIKO admitió su fracaso y que sus partidarios no serían reembolsados, declarando: «Si no podemos reembolsar a todos, es injusto reembolsar a alguien». Actualmente, su proyecto está en pausa, con la esperanza de cumplir con sus pedidos de Kickstarter, cuando encuentre la manera.

Impresora 3D TIKO, fuera de stock

Unos años antes, la compañía llamada NEA3D, compartió el mismo destino. El precio solicitado para las impresoras 3D era entre $ 2.000 y $ 2.800, mucho más elevado que TIKO, pero nueve meses más tarde, anunció su fracaso y comenzó a reembolsar a los patrocinadores. ¿La razón de su fracaso? Financiación y problemas con los costos de construcción de una impresora 3D, en su declaración mencionaron «La construcción de una impresora 3D no es algo barato.» A partir de mayo de 2017, han sido capaces de reembolsar al 100% de sus patrocinadores.

Buccaneer fue otra famosa máquina que atravesó el crowdfunding en la impresión 3D. Después de conseguir 100.000$ en menos de 10 minutos, llegando a un  total de $ 1.5 millones, se conoce como una de las campañas de Kickstarter más exitosas hasta la fecha. Además de recaudar otros $ 2 millones de inversionistas privados, la campaña Buccaneer fue golpeada con problemas financieros. Sin haber cumplido con lo prometido en su campaña de Kickstarter, decidieron vender impresoras para aumentar el capital requerido, lo cual estaba perturbando a los patrocinadores. En octubre de 2015, aún quedaban 60% de sus pedidos incumplidos, llevando a Pirate3D a admitir que su proyecto había sido un fracaso.

¿Y si el proyecto es un fraude?

La impresora 3D Peachy fue una impresora SLA que inicialmente se ofrecía por $ 100, algo nunca antes visto en una máquina de estas características. Después de comenzar su campaña en la plataforma de Kickstarter en 2013, alcanzaron  $ 650,000 sobrepasando con creces su meta.

Sus creadores Rylan Grayston y David Boe, mostraron inicialmente el proceso de desarrollo de la máquina, y periódicamente actualizaban a los patrocinadores con noticias de la máquina, pero estas noticias poco a poco fueron reduciéndose, hasta que finalmente desaparecieron. Los patrocinadores de la Peachy comenzaron a preocuparse, y con el paso del tiempo, Grayston descubrió que Boe había utilizado $ 320,000 del dinero de la campaña para pagar la construcción de su casa. Finalmente Grayston lanzó una serie de videos incluyendo una entrevista con su ex socio comercial en el que se disculpó y confesó el fraude cometido Sin embargo, Grayson no podía realizar el proyecto con sólo la mitad del dinero. En su lugar, publicó todos los archivos y repositorios en GitHub con los datos de los componentes, así como el código fuente del software, y finalmente dejó el proyecto.

Impresora 3D Peachy

Alguna persona aprovechan la relación del crowdfunding en la impresión 3D con el fin de obtener fondos fraudulentos. Copian proyectos o ideas, el objetivo de ésos es claro: Recaudación de unos miles y luego desaparecer con el dinero.

Qué dicen las plataformas de crowdfunding a todo esto…

Excluyendo las campañas fraudulentas, muchos de estos proyectos podrían haberse realizado mejor si hubieran sido revisados a fondo. Para entender un poco más el proceso de revisión de las plataformas de crowdfundingen la impresión 3D, que intentan evitar que los patrocinadores pierdan su dinero hemos hablado con algunos responsables de Kickstarter e Indiegogo, las plataformas más grandes a nivel mundial.

De acuerdo a David Gallagher, Director de Comunicaciones de Kickstarter, hay varios términos de uso, así como reglas que un proyecto debe cumplir para ser publicado. Que incluye un prototipo de trabajo, en el caso de una impresora 3D, debe ser capaz de imprimir algo. Más allá de estos controles, Kickstarter no evalúa las reclamaciones hechas por los creadores. Además de eso, ambos sitios web tienen un equipo de confianza y seguridad dedicado a investigar las preocupaciones de la comunidad. Pero a diferencia de Kickstarter, Indiegogo no requiere un prototipo de trabajo, ya que se centran más en llevar las ideas a la vida y, por tanto, dejar que el contribuyente pueda decidir si un proyecto es prometedor o no.

La razón del fracaso de un proyecto suele estar asociada con obstáculos durante la fabricación del producto. «Construir un negocio es difícil, y siempre presenta desafíos inesperados. Muy a menudo hay costos imprevistos, retrasos de los fabricantes, que son difíciles de preparar «, explica Elena Ginebreda-Frendel, Gerente Adjunta de Comunicaciones de Indiegogo. Kickstarter de hecho trata de anticipar los problemas que surgen durante el desarrollo del hardware, con su anunciado recientemente Hardware Studio, los creadores tienen la posibilidad de acceder a materiales educativos gratuitos y asesoramiento personalizado de empresas bien establecidas.

Son muchos los desafíos a la hora de desarrollar una impresora 3D

En el caso de la NexD1, Kickstarter se dio cuenta de que estaban violando los términos de uso al no proporcionar pruebas suficientes, por lo que suspendió la campaña antes de que nadie fuera acusado. En el caso de TIKO 3D y la NEA3D son casos diferentes, ya que los proyectos ya han sido terminados y los fondos han sido transferidos.

Al final, ambas plataformas piden lo mismo para los proyectos: comunicación clara y honesta. Los creadores que no pueden completar sus objetivos necesitan informar a sus patrocinadores sobre cómo se gastó el dinero y las formas en que están trabajando para ayudar a llevar el proyecto a la mejor conclusión posible. Dado que un reembolso completo no es posible todo el tiempo, un proyecto también puede ofrecer reembolsos parciales o un producto alternativo si son capaces de hacerlo.

Caso de éxito: Formlabs y como hacerlo bien

Cuando te conviertes en contribuyente del crowdfunding en la impresión 3D sabes que corres el riesgo que implica apoyar un proyecto, pero es así como han tenido éxito proyectos como 3Doodle, M3D o Formlabs. Esta última se convirtió en una reconocida marca internacional, por lo que hemos contactado con ellos para que nos contarán un poco sobre los desafíos y obstáculos a superar para hacer realidad un proyecto en una plataforma de crowdfunding.

En 2012, Formlabs entró en el mercado con la primera máquina asequible para profesionales, la Form 1. Su primera impresora de escritorio SLA la cual recaudó casi $ 3 millones en pre-pedidos y se declaró como una de las las mejores impresoras de resina. Hoy en día, Formlabs ha introducido más máquinas – la impresora SLS Fuse 1 y la solución robótica Form Cell – y cuenta con más de 250 empleados en tres países diferentes con una sólida red de distribución global.

Form 1 de Formlabs

«La construcción de un hardware es difícil, y la construcción de impresoras 3D es aún más difícil: es necesario reunir un ecosistema completo – hardware, software y un gran servicio al cliente. Otros desafíos incluyen logística, distribución y fabricación «, dijo Michael Sorkin, Director General de Formlabs EU.

Según Formlabs, la transparencia es clave dentro del crowdfunding en la impresión 3D. Si hay retrasos, problemas o retrocesos, la comunicación con su comunidad es vital. Será más fácil para los partidarios entender las dificultades si eres honesto con ellos al respecto. Pero no sólo los propios creadores influyen en el resultado de un proyecto, sino que los contribuyentes también son responsables de compartir su opinión. Además de sus fondos, la retroalimentación y el aporte crítico son extremadamente importantes porque eso es lo que trata de crowdfunding, ¿no?

Si soy un patrocinador ¿qué puedo hacer?

En caso de encontrarse con una campaña fallida y encontrarse en una posición de perder tus fondos, hay bastantes cosas que puedes hacer para evitar que esto suceda. Las dos plataformas antes mencionadas explican lo que los contribuyentes pueden hacer para saber más sobre un proyecto y su posible resultado. Si estás a punto de apoyar una idea o producto puedes evaluarlo fácilmente siguiendo alguno de los siguientes puntos:

  • ¿Tiene el equipo la calificación necesaria (ingeniería, gestión, marketing) para realizar el proyecto?
  • ¿Tiene el creador o la empresa la capacidad de fabricación competente y suficiente?
  • ¿Es factible el proyecto?
  • ¿Es razonable el precio?
  • ¿Es el proyecto digno de confianza?
  • ¿Son suficientemente transparentes?

Toma en tiempo para evaluar el proyecto y evitar con ello cualquier frustación

Al considerar esos aspectos y hacer un poco de investigación en lugar de actuar de manera prematura te puedes ahorrar un poco de dinero y mantener la emoción del crowdfunding. No obstante, los contribuyentes no deben tener miedo al decidir apoyar un proyecto. Según un estudio en Kickstarter, sólo el 9% de todos los proyectos no logran recompensas, y eso es significativamente bajo en comparación con el número de proyectos realizados con éxito. Por supuesto, uno siempre debe ser consciente de que hay un cierto riesgo, pero no es acaso eso lo que hace la aventura del proyecto tan emocionante?

Como hemos dicho antes, las plataformas de crowdfunding en la impresión 3D actúan como un acelerador para iniciar con un producto o una idea, pero ere tú el que tiene la última palabra. La razón para iniciar una campaña en una de estas plataformas es una herramienta poderosa para guiar e impulsar los desarrollo en las nuevas tecnologías. Un elemento clave en estos desarrollos son los patrocinadores, se deben escuchar sus necesidades y compartir progresos y dificultades. Si ambas partes trabajan en conjunto y cumplen con su parte, la mitad del camino al éxito dentro del crowdfunding en la impresión 3D, ya está hecho.

¿quieres saber más sobre el crowdfunding en la impresión 3D? Síguenos en FacebookTwitter y RSS.

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

de_DEen_USes_ESfr_FRit_IT
Newsletter
Cada miércoles, recibirás las últimas novedades del mundo de la impresión 3D

3Dnatives is also available in english

switch to

No thanks