El fabricante estadounidense Vader Systems ha desarrollado su impresora 3D, la MK1 que se basa en su tecnología patentada, MagnetoJet. El MK1 propulsa un metal licuado desde una cámara a 1200 ° C, muy parecido a una impresora de chorro de tinta. Esto le permite tener un control total sobre los materiales de impresión como el aluminio.

La MK1 tiene una pantalla táctil para acceder a todas las configuraciones de impresión. Esto lo hace ideal para todas las aplicaciones de investigación y desarrollo.